Perdida de audición

¿De que se trata?

Las dos causas más comunes de la pérdida de audición son el ruido y el envejecimiento.

La pérdida de audición es una consecuencia natural del envejecimiento. La capacidad de audición empeora a partir de los 30-40 años y al alcanzar los 80, más de la mitad de las personas sufren una pérdida de audición significativa. La pérdida de audición relacionada con la edad se conoce como presbiacusia.


Otra causa muy común de la pérdida de audición es la exposición al ruido. Vivimos en un mundo ruidoso. El ruido puede proceder de nuestro entorno laboral o de una exposición voluntaria al mismo, como el ruido de motores o de música excesivamente alta en conciertos, locales nocturnos, discotecas y equipos de música con o sin auriculares. Además, el uso cada vez más común de los reproductores MP3 puede causar daños auditivos.


Hipoacusia inducida por ruido

Cuantos más sonidos altos se escuchen, mayor será la probabilidad de dañar la capacidad de audición.

En la vida moderna estamos rodeados de ruido por todas partes. A las personas no nos gustan los ruidos altos o los sonidos intensos. Nuestros oídos son estructuras delicadas y complejas que se dañan con facilidad. Estamos expuestos al ruido en el trabajo, al ruido del tráfico en la calle y escuchar música o ir a clubes nocturnos o conciertos donde el volumen es demasiado alto.


Un nivel de ruido continuo de 85 dB producirá daños de audición. Este es el nivel de sonido del tráfico intenso. Los martillos de aire comprimido producen un nivel de sonido de unos 100 dB y los conciertos de rock casi siempre alcanzan los 110-120 dB - la misma intensidad de sonido se puede producir fácilmente en los auriculares cuando escucha el estéreo. ¡No hace falta mencionar los niveles de ruido en muchas escuelas y jardines de infancia!

La exposición al ruido y los sonidos intensos pueden producir dos tipos principales de pérdida de audición: concretamente, desviación de umbral temporal y permanente.


La desviación de umbral temporal se experimenta principalmente como una disminución de la resonancia a la percusión en la audición después de una exposición a ruidos fuertes. La audición se recuperará posteriormente - dependiendo de la intensidad del ruido y del tiempo que ha estado expuesto.


La desviación de umbral permanente se experimenta por primera vez 48 horas después de una exposición a ruido excesivo. La desviación de umbral permanente puede producirse si ha estado expuesto a ruidos excesivos de forma regular durante periodos prolongados. También puede producirse si se expone a niveles de sonido muy elevados durante un periodo corto. Este tipo de pérdida de audición normalmente seguirá aumentando hasta cinco años después de la exposición al ruido.


La exposición a ruido y a niveles de sonido altos puede dar lugar a Tinnitus - un sonido constante en los oídos y la cabeza.


Hipoacusia por la edad

La pérdida de audición relacionada con la edad se conoce como presbiacusia. Para la mayoría de las personas con presbiacusia, lo primero que desaparece es la capacidad de escuchar sonidos de alta frecuencia. El habla contiene sonidos de alta frecuencia, de forma que los primeros síntomas de la pérdida de audición relacionada con la edad o presbiacusia consisten en tener dificultades para oír lo qué se dice. Los sonidos del habla que contienen las frecuencias más altas son las consonantes "s, t, k, p" y "f".


Otro síntoma de la presbiacusa consiste en identificar peor las voces femeninas que las masculinas, además de tener dificultades en general para oír en entornos ruidosos. Se puede tener la impresión de que las personas hablan entre dientes o balbucean, y se puede experimentar también sonidos de pitidos en los oídos, dolores de cabeza, problemas de visión y mareos. Si se tienen alguno de estos síntomas se debería acudir al médico y obtener asesoramiento sobre los posibles tratamientos para la pérdida de audición relacionada con la edad.



Compartir